Anécdotas, anécdotas…


Anécdotas, anécdotas…

Anécdotas, anécdotas…

Cuando decides emprender, no te dicen cuántas cosas tienes que hacer, la cantidad de horas de sueño que vas a perder, cuan responsable te vas a volver, todas las anécdotas que vas a vivir y el gran amor que vas a desarrollar por las personas y por tu marca. 💫

Cada mañana en Baking, cuando las entregas terminan, hay mínimo 2 historias que compartir. Nos reunimos todo el equipo a contarlas, es un momento único, de máxima perfección. Nuestras caras de felicidad y emoción lo dicen todo. ♥

Tengo algunas anécdotas que quisiera compartir con ustedes:

1.- La que nos marcó a todos, fue en el primer año de Baking, comenzamos a ser muy conocidas en Guayaquil, pero este reconocimiento llegó un poco más lejos. Una chica que estudiaba en Australia en esa época, nos escribió a realizar un pedido porque su mamá estaba de cumpleaños. Nosotras estábamos súper emocionadas, porque alguien que no se encontraba en Ecuador nos había escrito; es decir nos conocía, sabía quiénes éramos y lo que ofrecíamos.

Llegó el día en que fuimos a entregar el pedido y tengo que confesarles algo, yo fui quien lo entregó 😄 y fue lo más maravilloso y especial que me pudo pasar en toda mi vida. No puedo olvidar la reacción de la señora cuando nos abrió la puerta y le dijimos que le traíamos un desayuno de parte de su hija (que como ya lo mencioné estaba en Australia). Ella se emocionó tanto que lloró de felicidad y debo aceptar que a mí también se me salieron unas pequeñas lágrimas, pero mi corazón explotaba de felicidad y de amor.

♥ 2. Esta historia creemos que ha sido la más romántica. Un cliente nos escribió haciendo un pedido para su novia. Fue mágico el momento en que nos envió el texto de la tarjeta, les compartiré una parte “Espero que te guste el desayuno, el próximo te lo llevo personalmente a nuestra cama, que Dios te bendiga mi futura esposa”. Desde ese momento supimos que los hombres cariñosos y amorosos si existen. 😄

♥ 3. En esta anécdota voy a unir dos historias que se tratan de lo orgullosos que nos sentimos. Les pasó a mi hermana Jessica y a nuestro repartidor (Juan Bravo).

Juanito entregó un desayuno en un domicilio, donde la persona que lo recibió, le pidió tomarse una foto con él y la clienta se emocionó tanto que la subió a las redes sociales. Cuando le indicamos esto, él se puso muy feliz, al igual que nosotras, porque nos encanta ver que nuestro equipo es tan querido por los clientes.💖

La anécdota de mi hermana Jessica fue muy parecida, pero se dio de la siguiente manera: entregó un pedido en un edificio, donde al parecer vivía toda la familia (es decir papás, hijos, tíos, sobrinos, abuelos, etc.) Ellos estaban muy emocionados por la sorpresa. Le tomaron fotos por doquier a mi hermana con toda la familia. 😂

Historias así son las que necesitamos en nuestra vida, que nos hagan reír, disfrutar y que nos llenen de alegría. ¡La vida se trata de eso!

Tengo muchísimas historias para contarles, pero espero que hayan disfrutado de estas tres, pues creemos que tienen un poco de todo. 💕

Gracias por leerme 😍

 

Hay 1 comentario

Add yours